ENVÍ0 GRATIS POR COMPRAS IGUALES O SUPERIORES A $ 200,000

ico-tel

Línea Única: Medellín (57) (4) 448 24 03
Bogotá (57) (1) 756 24 02

  • MARCELA ARISTIZABAL

    ¿QUIÉN ES MARCELA ARISTIZABAL?

    Soy una mujer echada para adelante y pujante. Nacida en las entrañas del Eje Cafetero, empírica, autodidacta, apasionada y empoderada de mi feminidad como ser humano; esposa y madre de tres hijos, emprendedora y empresaria. Soy la menor de 4 hijas junto a mi hermana melliza.

    Tuve el ejemplo de mujer ¡"berraca"! en mi madre, quién logró con su esfuerzo y dedicación sacar a mis hermanas y a mí adelante. Toda la vida me he caracterizado por tener un carácter templado y las ganas de emprender nuevos retos, por ser siempre la mejor en todo lo que hago. Soy la creadora del tratamiento capilar Fruto Salvaje, producto alojado en el holding de marcas de Grupo Gypsys.

    Fruto Salvaje, le ha devuelto la fuerza y vitalidad al cabello de muchas mujeres de manera natural y artesanal. Gracias al voz a voz, hoy en día este producto tiene, muchas mujeres nos hemos empoderado de nuestro linaje, llenándonos de motivación física y emocional a partir de sugerencias para el cuidado personal, recetas saludables que nos encaminan nuevamente por el amor hacia la cocina y conciencia corporal, comprendiendo que cada mujer es única a través de líneas que nos llevan a aceptar lo que guardamos dentro del espíritu como seres humanos, de libre albedrío y autónomas. Hemos tejido un espacio en redes sociales que nos lleva a recordar la época del matriarcado de forma amorosa, donde la mujer estaba a cargo de su hogar en compañía y como bastón de su compañero, sin rivalidades ni ganas de competitividad que los aleje; un femenino y masculino armónico que cambiaría la sociedad y le daría la esperanza al mundo de reinventarse.

    “Nos bombardean todos los días con una imperfección corporal que realmente no existe y yo hoy quiero decirte que tú, SÍ ERES PERFECTA” Marcela Aristizábal.



    ¿DE DÓNDE NACE LA IDEA DE FRUTO SALVAJE?

    Siempre he creído en quién soy y en lo que puedo proyectar, pero en realidad jamás pensé que Fruto Salvaje me fuese a cambiar la vida de la forma que lo ha hecho. Un producto que nace de una historia de vida que a cualquier mujer le puede suceder y que para algunas sería difícil de asimilar, pero a otras nos empodera y nos lleva a sacar esa berraquera de mujer pujante, que ve en un obstáculo una oportunidad de negocio, viendo lo positivo que cada experiencia, buena o mala, tiene para enseñarnos. Cualquier día, mientras yo estaba en un café internet revisando un correo electrónico, alguien se acerca y me pone en la cabeza un sombrero lleno de sacol (pegante), fue un momento realmente devastador. Después de lo sucedido, la única opción que vi fue correr a casa y aplicarme gasolina en el cabello, quemando todo mi folículo piloso y teniendo por mucho tiempo impregnado este olor en mí. Decidí investigar para recuperarlo y sacar ese olor que muchas noches no me dejó dormir, han sido meses y años de investigación (porque aún lo hago), en el fondo sabía que las recetas de las abuelas eran muy acertadas y muy pocas veces fallaban; también estaba segura de que la naturaleza nos brindaba miles de alternativas exitosas y que solo debía apropiarme para sacar de ella lo mejor.

    Durante años y meses experimenté qué frutas podrían combinarse para lograr un cabello hermoso, cuál era la cantidad exacta que se necesitaba de cada una, hasta que logré combinar todo en un solo envase y sin más, recuperar mi cabello. Mi madre y mis hermanas fueron mis conejillos de indias, empecé usándolo pero en el camino pude ver el potencial que este producto podría tener y junto a mi hermana melliza emprendimos este viaje al que luego se sumó mi esposo dándole un orden y volviéndolo hoy lo que es Fruto Salvaje, una marca en la que mi historia dejó de ser la protagonista para darle cabida a la de muchas mujeres o personajes públicos como Lorena Meritano, que por causa de sus quimioterapias perdió su cabello; Lina Tejeiro, Valentina Lizcano, Carolina Cruz, Martina La Peligrosa, Daniela Ospina, entre otras.

    Hoy en día, mi misión como fundadora es compartir este conocimiento que he adquirido creando más productos con alma y corazón, estudiando para que sean más naturales, que estén al alcance del bolsillo, sirvan para el cuidado personal e interno, y que reflejen afuera lo que en esencia somos. "Que tu alimentación y cuidado sea poesía para el espíritu" M.A.